¿Quiénes somos?

La Rama de Hombres de Guayaquil se creó oficialmente el 31 de mayo de 1985.

Un grupo de la Rama universitaria de varones, cuyos miembros estaban inmersos ya en la vida profesional, tomó conciencia que su lugar ya no era en la rama universitaria y que el momento había llegado para ubicarse como hombres en el mundo del trabajo.

El primer punto que hubo que trabajar era el nombre. La polémica interna era saber si nos llamáramos “Rama de profesionales” o “Rama de Hombres”. Prevaleció la segunda nomenclatura para no ser excluyente frente a Hombres con vocación para nuestra Rama pero que no ostentaban un título universitario, pero sí eran elementos productivos en la sociedad.

¿Cuál es nuestra vocación?

Llevar la gracia de Schoenstatt y de la Alianza de Amor a nuestros ambientes de trabajo.

La rama es nuestro lugar de intercambio (compartir con otros hombres con el mismo ideal), de fortalecimiento de nuestra fe, de formación continuada tan necesaria en el mundo actual donde la fe del carbonero no resiste el embate de las corrientes e ideologías. Se trata de rescatar la vocación primera del Hombre: ser a la vez Niño y Padre (Puer et Pater en latín). Así lo definía el Padre José Kentenich.

El amor se tiene que traducir en obras y por lo tanto nuestra fe se tiene que ver en la vida cotidiana. Sin embargo, cada uno es libre de hacer el apostolado al cual se siente llamado. Nuestra primera obligación como católicos Schoenstattianos es el apostolado del ser.

Las expresiones de apostolado de nuestros miembros son variadas pero orientadas a los lugares de trabajo, es así como tenemos algunos que hacen apostolado directamente en las empresas donde trabajan dando a conocer a la Mater y al santuario, otros en instituciones de beneficio social, muchos participan en la vida de la parroquia a la cual pertenecen y son un apoyo para el párroco etc…

¿Dónde nos encontramos y cuándo?

Desde los inicios de nuestra Rama nos hemos encontrado los primeros sábados del mes. Iniciamos el día con un rosario que empezamos en la ermita del Padre y que seguimos recitando caminando por le predios hasta llegar al santuario donde participamos de la Santa Misa. Apenas termina la misa nos dirigimos a la casa de Bruno ubicada en la Aldea de Niños Cristo Rey o eventualmente, cuando Bruno no está, en alguna salita de reunión del movimiento.

Otros momentos de reunión se formalizan en el curso de la reunión del sábado.

 

 

 

¿Nuestro ideal?

Se definió el ideal de la Rama en los primeros momentos de nuestra vida como Rama de Hombres. Fue el objeto de muchas reuniones a lo largo de muchos meses hasta llegar a nuestra formulación actual: “CONTIGO REINA, IMAGEN DEL PADRE, CRISOL DEL NUEVO ORDEN SOCIAL

Expresa muy bien nuestra vocación de crear un nuevo orden social, a partir de nuestro apostolado del ser dentro del mundo en que nos desenvolvemos unidos en forma íntima y permanente con nuestra Madre del cielo que es nuestra educadora permanente. Toda autoridad se tiene que expresar de manera paternal y no autoritaria que desfigura la imagen del Padre tal como Dios la ha previsto.

 

¿Actividades de la Rama?

En forma recurrente tenemos talleres de preparación a la Alianza de Amor con la Mater, talleres sobre Santuario del Trabajo, charlas de formación…

Tenemos un retiro anual y una jornada.

Participamos en la vida del Movimiento a través del Consejo diocesano y participamos en las actividades cuando se nos solicita participación en la medida en que tenemos los efectivos suficientes.

 

¿Requsistos para participar?

Ser un hombre ya inmerso en el mundo del trabajo, soltero o casado. El primer paso es la preparación a la Alianza de Amor con la Mater. Con la Alianza de Amor ya hay participación plena. Hay una pequeña ayuda mensual económica que se solicita a cada uno de los miembros. Ésta sirve de apoyo a los gastos del Santuario.

Nos mantenemos en contacto e informado a través de mensajes por correo electrónico y por WhatsApp.


Acceso a Agenda

Vivencias  Rama Hombres

Grupos por Ciudades

La rama de Hombres de Guayaquil está creciendo. Ha acompañado a nuevos integrantes en el camino hacia el ideal de ser hombres nuevos, para que todo Schoenstatt sea un crisol donde nazca un nuevo orden social, cristiano, con carácter familiar.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Maecenas eu rutrum ante. Vestibulum accumsan arcu ut scelerisque consectetur. Suspendisse nisl lacus, faucibus vel erat id, feugiat condimentum odio. Vivamus molestie sem sed auctor porttitor. Etiam ut ornare nunc, id hendrerit diam. Donec laoreet convallis elit, ac lacinia eros porta eget. Class aptent taciti sociosqu ad litora torquent per conubia nostra, per inceptos himenaeos.

Sé parte de nosotros

Te invitamos a que seas parte de esta gran familia