Artículo del mes

20 de Enero, II Hito
Artículo del mes

20 de Enero, II Hito

20 de enero: el segundo hito en la historia de Schoenstatt Rafael Fernández Celebramos este 20 de Enero un aniversario más del segundo hito que marcó profundamente la historia de Schoenstatt. En septiembre de l941 la Gestapo detiene al P. Kentenich mientras predica un retiro para sacerdotes en Schoenstatt. El Padre consigue posponer su arresto hasta concluir el retiro. Se presenta en el cuartel de la Gestapo de Coblenza el 20 de septiembre. Allí debe permanecer en el "Bunker" durante un mes. Mientras está en la cárcel de Coblenza, entre el 24 y 25 de diciembre de l941, nace la corriente del "Jardín de María". El 23 de diciembre, en vísperas de la Navidad, la Hermana Mariengard, perteneciente a la Comunidad de las Hermanas de María del Hospital de San José de Coblenza, tuvo la idea de escribir una carta al Niño Jesús, pidiéndole el milagro de liberar al Padre de la cárcel. Esta carta, que expresaba un gran cariño y ternura filial hacia el Padre, fue entregada a la Hermana Superiora quien la hizo llegar al Padre en la cárcel. El Padre la contestó, haciendo un juego de palabras entre Mariengard (el nombre de la Hermana) y Mariengarten (Jardín de María), diciéndole: "Cumpliré tu deseo cuando tu corazón y el corazón de toda nuestra Familia se haya convertido en un floreciente Jardín de María". Las Hermanas asumen la invitación del Padre a esforzarse por ser un floreciente Jardín de María y se despliega un esfuerzo heroico (en el sentido del amor a la cruz o –lo que es equivalente- en el sentido de la Inscriptio) por la santidad, como petición al Señor, para obtener así la liberación del Padre. De este modo se establece un profundo “entrelazamiento de destinos”, una comunidad de corazones, de misión y de tarea entre el Padre y las Hermanas. Nace una poderosa corriente de solidaridad que más tarde será asumida por toda la Familia de Schoenstatt. [caption id="attachment_10440" align="alignnone" width="300"] 20 de Enero[/caption] Posteriormente, el Padre definirá el Jardín de María diciendo: "El Jardín de María está formado por pequeñas Marías que se han conformado en Cristo, que son portadoras de Cristo y que dan a luz a Cristo en el mundo, y que, con Cristo y en Cristo, giran en torno a Dios Padre". Su significado En la corriente de vida del Jardín de María se hace patente la realidad de la "nueva comunidad" que persigue encarnar Schoenstatt como respuesta a nuestro tiempo, un tiempo donde reina el individualismo, la masificación y el secularismo materialista. En el Jardín de María se pone de manifiesto un tipo de aspiración a la santidad en el cual el amor y solidaridad humanos están íntimamente ligados al amor y solidaridad en el plano sobrenatural. El espíritu de la nueva comunidad –el estar el uno "en, para y con" el otro– es vivido intensamente. Por otra parte, el Jardín de María ejemplariza la realidad de la redención por y en la cruz: nos dice que no hay purificación y elevación de la naturaleza, no hay fecundidad verdadera "si la semilla no cae en la tierra y muere"; que nuestra vida debe consistir en la plena y heroica entrega filial al Padre Dios en Cristo Jesús. De esta forma en el Jardín de María Se vive la solidaridad de destinos de la Familia respecto al Fundador. El segundo hito de la historia de Schoenstatt El 20 de Enero de 1942 llevará en este sentido a su máxima expresión toda la vida en torno al Jardín de María. Llegó el momento en que, estando todavía el P. Kentenich en la  cárcel de Coblenza, se le designó a ser trasladado al campo de concentración de Dachau. Cuando las Hermanas y los Padres cercanos al P. Kentenich supieron de esta decisión, buscaron medios para que no se llevase a cabo esta determinación. En concreto, tomaron contacto con el médico de la prisión y este se mostró dispuesto a dar un certificado de que él no era apto para ir al campo de concentración, debido a su problema pulmonar (el P. Kentenich tenía necrosada una parte del pulmón). El 16 de enero le hacen una revisión médica muy superficial y el P. Kentenich es declarado apto para el campo de concentración. Al enterarse la Familia busca todos los caminos para evitarlo. Consiguen contactos con el médico de la cárcel, quien se manifiesta dispuesto a hacerle una nueva revisión y a declararlo no apto. Pero, quien debía solicitar esa nueva instancia era el prisionero. Así llega el 19 de enero y el Padre Kentenich tiene en sus manos el formulario. Solo tiene que firmarlo. El plazo máximo para entregarlo era el 20 de enero a las 17 hrs. La lucha del Padre Kentenich aquel día, fue una lucha por la verdadera libertad, "la búsqueda de la voluntad de Dios." Dirá años más tardes: "Así llego el 20 de enero. Había luchado conmigo mismo durante toda la noche para descubrir cual era la voluntad de Dios. Ahora tenía claridad. No firmaré la solicitud, si yo tengo que elegir, que decidir, entonces: para mi la muerte y las cadenas, pero para la Familia ha de ser la libertad." Así renuncia, voluntariamente y por amor a los suyos a las posibilidades de no ir a Dachau. Cree firmemente que ésta es la voluntad de Dios: ofrecer su libertad exterior para conquistar la libertad interior de los hijos de Schoenstatt.: abrazar la cruz con Cristo, ofreciendo su entrega por los suyos. Con este paso, llama a la Familia a profundizar la Alianza de Amor en el sentido del amor a la cruz. Del “por ellos me santifico”, del camino que Cristo siguió. También este paso debía convencer definitivamente a la Familia que la Santísima Virgen era la dueña de la Obra, que Ella no la iba a abandonar. El 20 de Enero de 1942 fue así el día clave en que, en la práctica, se decidía la partida del Padre al campo de concentración. Esa fecha y todo lo que, a partir de ella se desencadenó para el Padre y la Familia, marcó profundamente la historia futura de Schoenstatt. En el mes de marzo el Padre es trasladado desde la prisión de Coblenza al campo de concentración, situado al norte de München. Durante todo el tiempo de Dachau, se toma myor conciencia de la posición del Padre como Fundador y Cabeza de la Familia y del indisoluble entrelazamiento de destinos entre él y los suyos. Esto condujo a una extraordinaria conciencia de unidad entre el Padre y la Familia, y a una profunda convicción del carácter marcadamente sobrenatural de Schoenstatt como Obra e instrumento e Dios. La relación entre el Jardín de María y el 20 de Enero Por lo expuesto se puede apreciar la estrecha relación entre la corriente del Jardín de María y el 20 de Enero: no se las puede separar. La corriente del Jardín de María, que nace en la Navidad de 1941 es fundamental para lo que se desencadenará posteriormente, a partir del 20 de Enero de 1942, la profundización de la alianza de amor y la “corriente el Padre” o de seguimiento al Padre Fundador. El Jardín de María significó una corriente de amor natural y sobrenatural entre el Fundador y su Familia, un mutuo entrelazamiento y solidaridad de destinos, lo cual se desarrollará con gran intensidad en el período post  Dachau. Este entrelazamiento y solidaridad se expresó en la mutua responsabilidad del uno por el otro, en el esfuerzo por ganar la santidad de uno por la del otro, por obtener la libertad interior de uno por la libertad exterior del otro. La Familia tomó conciencia de la centralidad de la persona del fundador y de su paternidad para la Obra de Schoenstatt, como portador de un carisma para la renovación de la Iglesia. Esto se concretó en lo que se denominó “asemejamiento” y “seguimiento” de nuestro Padre y Fundador. Más tarde, esta experiencia vital , que conjuga un mutuo amor natural y sobrenatural, de entrelazamiento y solidaridad de destinos entre Padre y su Familia, será cuestionada y desencadenará la visitación canónica a Schoenstatt, que culmina con la Visitación y el tercer hito de la Familia: el 31 de Mayo. [caption id="attachment_10439" align="alignnone" width="300"] 20 de Enero[/caption]
LA OCTAVA DE NAVIDAD
Artículo del mes

LA OCTAVA DE NAVIDAD

Celebramos el nacimiento de Jesús 8 días seguidos Como es tradición en la Iglesia, la noche del 24 de diciembre se empieza a celebrar de manera solemne la *Natividad del Señor* y luego siguen ocho días llamados “Octava de Navidad”, que comienza el 25 de diciembre y concluye el 1 de enero, en los que igualmente se festeja el nacimiento del Niño Dios. La celebración de la “Octava” tiene sus raíces en el Antiguo Testamento, en el que los judíos festejaban las grandes fiestas por ocho días. Asimismo, tal como se lee en el Génesis (17, 9-14), hace muchos siglos Dios hizo una alianza con Abraham y su descendencia cuyo signo es la circuncisión al octavo día después del nacimiento. Jesús, como todo judío, también fue circuncidado al octavo día y resucitó el “día después del séptimo día de la semana”. Es así que la Octava (ocho días) sigue siendo una tradición importante en la Iglesia y por ello se ha establecido sólo dos en el calendario litúrgico: la *“Octava de Navidad”* y la *“Octava de Pascua”*. [caption id="attachment_10415" align="alignnone" width="300"] Octava de Navidad[/caption] En la Octava de Navidad también se celebran las siguientes fiestas: 26 de diciembre: San Esteban primer mártir del cristianismo. 27 de diciembre: San Juan Evangelista, apóstol que permaneció al pie de la cruz con la Virgen María, conocido como el “discípulo amado”. 28 de diciembre: *Los Santos inocentes* representan a los que murieron por Cristo sin saberlo y a los millones de bebés que mueren hoy día con el aborto. Domingo después de Navidad: *La Sagrada Familia*, modelo para todas las familias y símbolo de la unión de la Santísima Trinidad. Este año cae domingo 31 de diciembre. 1 de enero: *María Madre de Dios*. Todos los títulos atribuidos a la Virgen María tienen su raíz en este dogma de Fe.
¿PORQUE CELEBRAMOS LA NAVIDAD?
Artículo del mes

¿PORQUE CELEBRAMOS LA NAVIDAD?

¿PORQUE CELEBRAMOS LA NAVIDAD? Por: Eleana Endara Borja Dentro de los recuerdos más hermosos de mi infancia se encuentran las celebraciones de cada Navidad.  En esos tiempos no había la influencia del estilo navideño de los países nórdicos,  con la maravillosa nieve, los renos y el invento de la Coca Cola el famoso Papá Noel, eso solo lo conocíamos por algunas postales.  Como todas las familias eran cristianas practicantes, en todas las casas, se hacía un hermoso nacimiento, y un gran árbol, se rezaba las posadas, y terminábamos el 24 en la noche con la misa de gallo, la cena navideña, y todos a dormir, pues el Niño Jesús pasaría en la noche dejándonos un regalito, si nos habíamos portado bien.  En algunas casas se hacían gigantescos nacimientos, que se exhibían por las ventanas o jardines, eran verdaderas obras de arte, tenían la ciudad de Belén hecha a escala, con luces y muchos pastores, y era el mejor paseo ir a visitarlos en Urdesa, Barrio del Centenario y Barrio Orellana entre otros.  Fue para nosotros los niños de entonces una época mágica que se esperaba durante todo un año. Hoy en el nuevo siglo, la navidad, se ha ido transformando, el mundo cada día se va descristianizado más, la globalización de las comunicaciones, la tecnología y el consumismo, han borrado al “nacimiento” eje principal de los arreglos navideños, ahora lidera  Papa Noel, Santa Claus, los almacenes, casas, plazas de las grandes ciudades del mundo.  Se cambió al saludo “Merry Christmas” (feliz Navidad) por el “Happy Holiday” (felices fiestas), a Jesús ni se lo nombra, a pesar de ser el dueño, Él es el gran desconocido. La pregunta es ¿Qué hemos hecho los cristianos ante el gran robo de nuestra celebración donde el centro es “Jesús, el Rey de Reyes” que según nos dice las Sagradas Escrituras: “Habiendo llegado la plenitud de los tiempos fue enviado..." para redimirnos del pecado original, este acontecimiento un hito inmenso en la humanidad, nos lo hemos dejado robar por los propios cristianos light, (los que dicen ser cristianos, pero se comportan y viven como si no lo fueran), por los que dicen que Dios es un mito un cuento, (escépticos, que no tienen idea de la maravilla de la fe) por los Ateos, (los que no creen y niegan la existencia de Dios) y actualmente por los “Contra Teos” es decir los que aborrecen a Dios y quieren eliminar el cristianismo del mundo, y no les importa faltar al respeto a la fe cristiana, con aberraciones y maldades que si fueran hechas contra las creencias de los musulmanes, no vivirían para contar la historia. Al hombre actual le estorba Dios, y todo lo que tenga que ver con la maravilla de la fe, y como no puede, ni podrá borrarlo de la faz de la tierra, trata de transformarlo a su criterio, lo usa en navidad para agilizar el comercio, para crearnos necesidades suntuarias, para relativizar las creencias, para lavar el cerebro de los niños, que si no saben nada porque sus padres no les enseñaron nada de la fe,  ellos no podrán enseñar a las nuevas generaciones algo de lo que nunca les hablaron.  Es ese hombre que maneja su vida como él quiere, no como él debe, que al olvidarse de Dios,  sus principios y mandamientos, queda a merced de intereses mezquinos, de la corrupción de todo lo malo sin importarle ni la vida, ni la muerte. Si supieran lo importante que es Jesús en nuestras vidas, la tranquilidad con la que se vive cuando nos sentimos amados de Él, ¿por que entonces no mirar en nuestro interior y buscar ese anhelo de trascendencia que tenemos todos, e instruirnos en la fe?, ahora que hay la facilidad del internet, que usted puede visitar portales y canales católicos donde conocerá lo más importante que tiene el ser humano, el saberse hijo amado de un Padre bueno, que es bueno todo lo que Él hace, y pedir ayuda, para en rumbar su vida, si todos hiciéramos esto, cambiaríamos a la humanidad, se terminarían los crímenes, los robos, las violaciones, los sobornos, los egoísmos, en fin la escala de vicios es larga, y el cambiarla por virtudes, solo depende de cada uno de nosotros como seres libres creados a imagen y semejanza de Dios. Usted quiere cambiar el mundo, comience hoy con usted mismo, viva la navidad con la alegría que no termina cuando usted abre el regalo, la alegría que viene de Dios, desee a todos una Feliz navidad, no unas felices fiestas, pues fiestas hay muchas pero Navidad solo una la de Jesús.   Eleana Endara Borja Ing. Comercial Vía Samborondon
MILAGRO DE NOCHE BUENA
Artículo del mes

MILAGRO DE NOCHE BUENA

Este 24 de diciembre se cumplen 52 años que el Padre Kentenich volvió al Santuario Original. Desde Roma, el Padre Kentenich arribó a Schoenstatt en la tarde del 24 de diciembre de 1965… Llegaba a Schoenstatt, después de 14 años de exilio, en la Nochebuena, donde la Familia lo esperaba para darle la bienvenida. Este episodio es conocido para la familia, como el milagro de la Noche Buena Fue un largo tiempo de espera el que culminó aquel 24 de diciembre, después de varias semanas en Roma hasta que finalmente llegó el decreto del 22 de octubre liberándolo al Padre Kentenich de todas las imposiciones por parte del Santo Oficio, que fijaron (o más bien impusieron) su lugar de residencia, su contacto con el Movimiento, todo su obrar como Fundador. Durante los días transcurridos en Roma se celebró el 80° cumpleaños del Padre Kentenich, se bendijo simbólicamente la piedra fundamental del futuro Santuario Matri Ecclesiae, y una y otra vez surgió la pregunta, en Roma, en Schoenstatt y en todo el mundo: ¿Podrá el Padre Kentenich regresar a Schoenstatt, a su Santuario Original? ¿Volverá para Navidad? La mañana del 24 de diciembre, literalmente a último momento, la noticia corrió como reguero de pólvora por todo Schoenstatt, en plena preparación a la Navidad: “¡Vuelve el Padre! ¡Llega hoy! ¡Se ha cumplido el tan anhelado Milagro de la Nochebuena!”. Se dejaron de lado todos los preparativos navideños, se hicieron cadenas telefónicas para dar aviso, y en horas nomás cientos de schoenstattianos estaban al tanto de la gran noticia. No pocas familias recurrieron a abuelos o vecinos, dejándole a cargo sus hijos, y se pusieron en camino rumbo al aeropuerto de Frankfurt o rumbo a Schoenstatt… para esperar al Padre, a quien muchos sólo conocían por fotos y a través del testimonio de otras personas. La foto del Padre pastedGraphic.png Esta es una de las fotos más famosas que hay del Padre Kentenich se lo ve al Padre arrodillado en el Santuario Original en profunda oración, al cabo de 14 años… Esta foto fue obra del Sr. Blank, Hermano de Maria, quien – cámara en mano – se encontraba cerca del Santuario Original. Como no pudo entrar, fue a la ventana que mira hacia la tumba de los héroes, la entreabrió un poco más, se puso en puntas de pie, levantó la cámara y, sin alcanzar a ver nada, sacó una foto… Gracias a él y a su “arrojo” filial tenemos hoy esta foto de ese diálogo del Padre con su Reina en aquella Nochebuena. Es el Padre, hablándole a Ella; quien al igual que aquel 18 de octubre seguramente le habrá hablado a él de esta familia también, y de todos aquellos que un día formarían parte de la misma, por compartir la misión encomendada por Ella al Padre… Después del reencuentro silencioso en el Santuario Original, el Padre saludó en la aula del Colegio de las Hermanas de Maria a cientos de schoenstattianos de todas las ramas y comunidades que se habían corrido hasta Schoenstatt para darle la bienvenida. Las Hermanas entonaron el “Aleluya” de Haendel con tanta felicidad y emoción que hasta el día de hoy, 50 años después, al escuchar este canto muchos reviven con lágrimas de alegría el momento de aquella Nochebuena en que el Padre les habló como si esos 14 años jamás hubiesen existido, reconociendo a gente que no veía desde hacía 14 años, preguntándoles por cosas que le habían transmitido en algún diálogo con él y que apenas si recordaban ellos mismos, saludando a personas que sólo conocía a través de cartas de las que también recordaba perfectamente lo que le habían transmitido en ellas, cuando el Padre le habló a su familia no de los años transcurridos hasta ese momento sino de la misión que juntos debían emprender como muestra de eterna gratitud a la MTA. Esa noche de gracias culminó con la celebración de la Navidad, que esta vez se hizo mucho más palpable. A medianoche, el Padre celebró en el Santuario Original, el nuevo Belén, las dos misas de Navidad (según el rito preconciliar). Fue esta la última vez que pisó, en vida, el Santuario Original. pastedGraphic_1.png Bibliografía: María Fischer • schoenstatt.org
103 AÑOS DE FUNDACION
Artículo del mes

103 AÑOS DE FUNDACION

Por: Eleana Endara Si quieres comprender algo en profundidad, debes preguntar por sus raíces. Si queremos captar qué es Schoenstatt, debemos indagar el hecho constitutivo a partir del cual se ha desarrollado. Y esto nos lleva a un lugar -Schoenstatt- en el valle de Vallendar (Alemania) y a una fecha, el 18 de octubre de 1914. Ese día en la antigua capillita de San Miguel, recién inaugurada, el Padre Kentenich sellaba una alianza de amor con la Sma. Virgen. La plática que diera en esa oportunidad a los jóvenes seminaristas, fue reconocida por él mismo, años más tarde, como el documento de fundación del Movimiento de Schoenstatt. Y su testimonio es decisivo. Al comparar la historia del Santuario de Schoenstatt con la de otros lugares en los cuales también se ha manifestado la Virgen María, constatamos semejanzas y diferencias. Algo común a todos: Dios busca siempre instrumentos humanos a través de los cuales se acerca a los hombres. En 1830 la Sma. Virgen se aparece, en París, a una joven novicia, Catalina Labouré y le transmite un mensaje, conocido más tarde como la “Medalla Milagrosa”. En 1858, la Virgen María se aparece en la gruta de Lourdes a Bernardita Soubirous, una humilde pastora, que es la única en recibir y transmitir el mensaje de la Señora. En 1917 vuelve a aparecer la Sma. Virgen en Fátima, en una serie de manifestaciones que culmina con la famosa “danza del sol” del 13 de octubre de aquel año, pero los únicos que escuchan el mensaje son los tres pastorcitos. Una nueva iniciativa en Schoenstatt En octubre de 1914 la Madre de Dios toma una nueva iniciativa en Schoenstatt, Alemania, y ahora el instrumento humano es un joven sacerdote de 29 años, el Padre José Kentenich. Hasta aquí las semejanzas. Pero veamos también las diferencias. En París, en Lourdes o en Fátima, María se muestra en forma visible. En Schoenstatt, en cambio, no sucede así. Tanto más activa es, entonces, la acción del instrumento humano, al captar un plan de Dios guiado solamente por la fe práctica en la Divina Providencia. Aquel 18 de octubre, el Padre Kentenich comunica a sus interlocutores “una secreta idea predilecta“, un “pensamiento audaz“, algo que venía meditando hacía cierto tiempo: “¿Acaso no sería posible que la Capillita de nuestra Congregación al mismo tiempo llegue a ser nuestro Tabor, donde se manifieste la gloria de María?“. Tres meses antes, el 18 de julio, había llegado a sus manos un artículo escrito por el Padre Cipriano Fröhlich, narrando la historia del Santuario de Pompeya (Italia). Había surgido, no como en otros lugares, por una aparición de la Virgen María. Dios eligió allí un instrumento humano para realizar sus planes: un abogado, Bartolo Longo (recientemente beatificado por Su Santidad Juan Pablo II). El paralelo era sugerente. Lo que había acontecido en Pompeya ¿no podría repetirse en Schoenstatt? Su propuesta fue realmente audaz. Pero -les decía a los jóvenes seminaristas- “¡cuántas veces en la historia del mundo ha sido lo pequeño e insignificante el origen de lo grande! ¿Por qué no podría suceder también lo mismo con nosotros?“. Se trataba de “inducir a nuestra Señora y Soberana a que erija aquí su trono de manera especial, que reparta sus tesoros y obre milagros de gracia“. El Padre Kentenich no escuchó hablar a la Virgen María. Intuye lo que Ella querría decir. Establece un paralelo con una hora decisiva en la historia de Santa Juana de Arco: “Se me figura que nuestra Señora, en estos momentos, en la antigua capilla de San Miguel, nos dirige estas palabras por boca del santo arcángel: “No se preocupen por la realización de su deseo. Ego diligentes me diligo. Amo a los que me aman. Pruébenme primero por hechos que me aman realmente y que toman en serio su propósito. Ahora tienen para ello la mejor oportunidad“. La vida comprueba que aquellos anhelos se transformaron en hechos La historia de Schoenstatt, desde aquel día -un día como todos los demás, pero al mismo tiempo, un día diferente-, comprueba que aquellos anhelos se transformaron en hechos. En la pequeña capillita de San Miguel, la Madre de Dios ha erigido su trono de manera especial, ha repartido sus tesoros, ha obrado milagros de gracia. La fecundidad del árbol se percibe en los frutos. José Engling, uno de los primeros congregantes marianos de Schoenstatt, ofrece su vida a la Sma. Virgen por los fines de Schoenstatt. y cae en el campo de batalla de Cambrai (el 4.10.1918). Su vida y su heroica lucha por la santidad fueron para el Padre Kentenich un primer signo de la acción educadora de María desde el Santuario. Desde aquellos lejanos días hasta el presente, muchos héroes han surgido de las filas de Schoenstatt y con sus vidas han dado testimonio de una seria aspiración a la santidad. Algunos nombres: Max Brunner y Hans Wormer, Karl Leisner, Julio Steinkaul, el Padre Franz Reinisch, la Hermana María Emilie Engel, María Laufenberg, Mario Hiriart, la Hermana Emmanuele, Monseñor Enrique Tenhumberg y muchos otros. En primer lugar, la vida heroica del Padre Kentenich. El pequeño Santuario de Schoenstatt, se ha multiplicado a lo largo y a lo ancho del mundo, a través de los Santuarios “filiales” (el primero fue erigido en America, fue el de Nueva Helvecia/Uruguay). La presencia de María y la manifestación de sus glorias se ha multiplicado a través de los numerosos santuarios del hogar en las familias. En todos estos lugares, María quiere manifestarse como Madre y Educadora, obrando grandes cosas. Pero en todos requiere también, según leyes permanentes a la historia de salvación, la cooperación humana. Así lo expresa el lema“Madre, nada sin ti; nada sin nosotros”
III HITO DE SCHOENSTATT – 31 DE MAYO DE 1949.
Artículo del mes

III HITO DE SCHOENSTATT – 31 DE MAYO DE 1949.

Por: Eleana Endara Después de la guerra, durante la cual la Obra de Schoenstatt había sido probada hasta el extremo, el Padre Kentenich advierte que las relaciones humanas son elementales no sólo para subsistir, sino incluso para el crecimiento en la vida espiritual y en santidad, motivo por el cual sintió la obligación de plantearle a la Iglesia la necesidad de enraizar el amor de Dios en el alma, a través de lo humano de todo lo creado, como medio para llegar al amor a Dios. Que la fe penetrara la vida, y eso no sería posible si no se profundizaba en nuestras vinculaciones naturales y sobrenaturales.
Noticias desde Costa Rica
Artículo del mes

Noticias desde Costa Rica

Querida Familia Ecuatoriana: Muchos saludos, para comentarles de aquí, de la vida en Costa Rica en las vísperas del santuario. Llegué a San José ayer y me llevaron en seguida a la casa del movimiento, que es hermosa y donde bulle la vida. En cada rincón del jardín y de la casa, ni qué decir dentro del mismo santuario, se veía grupos de las distintas ramas, todo el mundo feliz y haciendo alguna tarea por el santuario: haciendo bolsas para los invitados de otros países, preparando los lugares, ensayando, etc. El santuario luce PRECIOSO con la cinta gigante con los colores de Costa Rica, en su frontis. La gigante guirnalda de flores de seda se ha puesto y sacado, para colocarla definitivamente el último día. Están llegando unos 140 extranjeros, tendremos delegados de alrededor de 15 países. Celebrarán unos 20 sacerdotes con el obispo, incluido el delegado del nuncio. Asistirá el vicepresidente de Costa Rica, el cónsul de USA, un enviado del embajador alemán, un grupo de focolares, 5 seminaristas costarisenses, un sacerdote cubano de la Federación, y muchas personalidades así. Se están realizando los ensayos pertinentes, y hay misas todas las noches en la capilla provisional de la casa. Ayer participé del ensayo del anda de la MTA.   He traído la bandera ecuatoriana como sugerencia del P. Pablo Gajardo para hacer presente a toda la Familia de Ecuador. Los Briz traen de regalo una patena a nombre de la Familia de Ecuador, pues la fundación acá ocurrió con instrumentos ecuatorianos. La delegación ecuatoriana es una de las más numerosas después de México y de Panamá, que como país limítrofe, trae unas 21 personas. Nosotros somos unos 15 ecuatorianos, de los que recuerdo: los Briz, tres matrimonios de Quito (Barahona, Dávalos y López), Anita Dahik, Ingrid de Ortega, Aida de Almerini, Bernarda Tarre, el P. Eduardo, la Hna M. Adriana y yo. Vienen varios ecuatorianos residentes aquí en Costa Rica, como Andrés Vinueza y María Cristina Caicedo. Hay también bastantes de Chile y Argentina (el surfista fundador, Marcelo y Cecilia Alonso, con su familia andan por todas partes con una sonrisa gigante, también está hace días aquí Anita Dahik, fueron las primeras semillas). De Alemania vienen los Wieland (jefes de la dirección internacional de la FF), Victoria (una chica que Gertrud Maria envió a través mío a un tiempo aquí) y su familia y Maria Fischer.   Las actividades planeadas son interesantes, tanto a nivel internacional como nacional. Entremedio aprovecho para hacer mi trabajo habitual  con Costa Rica, pero dando prioridad a la vida en torno al santuario que está naciendo, estar con la gente, acoger y apoyar. Para ello basta con estar en la casa del movimiento donde está confluyendo todo. Esta noche tengo reunión con los matrimonios educadores de la FF y mañana los padres y hermanas tenemos un almuerzo en casa de los Sauter (de la FF) y después un encuentro en la casa del movimiento con el P. José Luis. En la noche nos reunimos el equipo de educadores y yo con los Wieland.   En la casa del movimiento, que es grande y hermosa hay un segundo piso pequeño donde el P. José Luis tiene su pieza. La otra pieza es de los 3 misioneros mexicanos de la JM, que hace años misionan así en CR. Los Aymerich (de España) hacen una labor excelente con las juventudes. El viernes tenemos ensayo general de la liturgia hasta las 2 pm, después almuerzo junto al santuario y en la noche una hermosa vigilia con las juventudes, a cargo de los Aymerich. En esta vigilia están previstos muchos testimonios, entre ellos uno de nuestra candidata Fabiola. Juventud hay MUCHISIMA, es un santuario que nace rodeado de familias y jóvenes, muy prometedor, le viene bien su nombre (“Familia de Esperanza”). El sábado, la bendición del santuario, podrá verse por internet, es a las 10 am hora de Costa Rica, si bien las actividades de animación empiezan a las 9 am. Esa noche habrá una celebración con los extranjeros, el domingo la primera misa y un encuentro amplio de toda la FF con los Wieland, pero ahí ya no estaré.   Siempre es muy especial la víspera de un santuario, más siendo el primero del país. Recién vino el coro del colegio Franz List, que queda al frente de aquí, a ensayar su presentación coral, pues cantarán para los extranjeros el sábado en la noche. Cantaron hermoso. Ojalá Uds. puedan participar online en la consagración de este santuario.   María Auxiliadora Link a noticias de Costa Rica: http://schoenstattcostarica.org/contacto/casa-movimiento.html